Control de clima

Control de clima

Ver aquí todas las categorías

Control de clima 

Control de clima para tu cultivo de marihuana, aquí tenemos todo tipo de accesorios para el cultivo, controlar la temperatura y la humedad siempre es esencial. Envío Gratis 24H en todos los productos.


 Más información

Control de clima en cultivo de marihuana

Para obtener el máximo potencial de los cultivos en interior, debemos usar herramientas como dispensadores de Co2, humidificadores, deshumidificadores, controladores y ventiladores. El control de clima nos permitirá obtener una producción de mayor calidad, con un mayor rendimiento y nos permite cultivar en cualquier época del año. A continuación, en Eurogrow os explicamos para qué sirven y cómo funciona cada una de las herramientas mencionadas.

Sistemas de Co2 para marihuana

En los cultivos de marihuana se utiliza el Co2 para aumentar considerablemente el rendimiento de la cosecha. Para entender por qué se produce éste fenómeno de incremento de la cantidad y la calidad de la cosecha nos tenemos que remontar al proceso biológico y fisiológico de las plantas llamado fotosíntesis y comprender que el dióxido de carbono actúa como si fuera una especie de estimulante de éste proceso fotosintético que en definitiva lo que viene a hacer es transformar mediante la luz el Co2 en glucosa y oxígeno, elementos que alimentan a la planta. En el caso de la planta de marihuana actúa exactamente igual, solo que los beneficios son enormes para los cultivadores. Ya que la planta del cannabis tiene una disposición biológica que permite concentraciones de Co2 de hasta el 0,15%, lo que supone una cifra cinco veces mayor que el contenido normal del aire que hay de nuestra atmósfera.

Es realmente importante que esté muy presente en cultivos de interior, donde es necesario renovar el aire y aportar un oxigenado y limpio aire rico en co2.

Con un pequeño exceso de Co2 conseguiremos dos cosas. Por un lado, las plantas soportarán mayores temperaturas y de esta forma se amortiguará el calor que desprenden las lámparas. Por otro lado conseguiremos aumentar la capacidad metabólica y el rendimiento general de la cosecha.

El Co2 aumenta la eficiencia de la fotosíntesis en las plantas. En los momentos de mayor calor de las bombillas, la aplicación de este gas evita la paralización que se puede dar por la deficiencia del mismo. Además,la concentración sumamente alta de Co2 hace que la planta no se desarrolle adecuadamente.

Humidificadores y deshumidificadores

La falta de humedad puede ser fatal para el desarrollo normal de un cultivo y es a menudo uno de las grandes culpables de que un cultivo muera.

Mantener los niveles de humedad adecuados es uno de los aspectos básicos a la hora de llevar con éxito un cultivo de marihuana en interior. Para un correcto desarrollo de las plantas debemos aplicar una humedad que se sitúe entre el 50% y el 60% durante el periodo de crecimiento y algo menos, entre el 40% y el 50% para el periodo de floración.

Es importante que la humedad del cultivo no sea demasiado elevada ya que esto puede favorecer la aparición de hongos. Pero en cambio, si es demasiado baja, las plantas pueden tener problemas de transpiración, lo que afecta directamente al crecimiento, ralentizándolo de forma considerable. Por esta razón es imprescindible que exista un humidificador o deshumidificador que corrija los niveles de humedad que hay en la atmosfera donde se desarrolla el cultivo para que siempre se encuentre en niveles óptimos.

Control de temperatura y humedad.

Los cultivos necesitan tener controlada la temperatura a un mínimo de 16°C y un máximo de 33°C. La temperatura ideal suele encontrarse en los 20°C. La temperatura como otros aspectos del control de clima ayuda al crecimiento de la planta y a la calidad del producto. La temperatura es probablemente junto a la iluminación y la energía que la planta necesita, uno de los aspectos más importantes.

Ventiladores.

Los ventiladores son de alta utilidad para el cultivo de cannabis en interior. Como hemos mencionado anteriormente con el tema de los dispensadores de Co2. Los ventiladores facilitan que haya el debido intercambio de gases para que se realice la fotosíntesis de la planta, así como otros aspectos que pasan por la evacuación del calor de las bombillas gestionando la temperatura y afectando positivamente a la calidad del cultivo.