Humidificadores Deshumidificadores

Humidificadores Deshumidificadores

Ver aquí todas las categorías

Humidificadores Deshumidificadores 

Mostrando 1 - 12 de 12 items

Cómo controlar la humedad de tus cultivos de Marihuana usando humificadores y deshumificadores

Entre los elementos que tenemos que cuidar en nuestra plantación y siempre pensando en el bien de nuestras matas, uno de los más destacados es la correcta humedad del lugar que hayamos elegido para ella. Como bien sabemos, el agua es fuente de vida y su falta puede provocar la pérdida completa de la cosecha, algo que evidentemente no queremos que pase.  

No estamos hablando de riego en sí sino de las necesidades de humedad general del cultivo, en pocas palabras, porcentaje de vapor de agua que existe en el ambiente en el que se cultivan las plantas. De tal forma que si hay unos niveles bajos de humedad, las posibilidades de absorción de nutrientes y posterior crecimiento son menores. Al contario, con unos grados de humedad adecuados la planta se desarrolla correctamente.

Podremos comprobar si nuestras matas están faltas de humedad o no simplemente mirando las puntas de las hojas, si aparecen amarillentas es que comienzan a secarse.

La humedad es un factor que ha de combinarse con la temperatura. Así, por ejemplo, para un armario de cultivo interior cuya densidad sea de 12 plantas por metro cuadrado y cuidando que la temperatura oscile entre los 31º de máxima y los 17º de mínima la humedad debe estar entre el 75% de máxima y el 20% de mínima.

El momento del ciclo de crecimiento también posee unas necesidades de humedad distintas según en qué fase esté:  

*Periodo de crecimiento. Se requieren unos niveles de humedad altos pues las raíces aún no son suficientemente grandes, alrededor del 70%.

*Periodo de floración: Conforme vayan avanzando las semanas se irá disminuyendo el nivel aproximadamente en un 5% cada por semana hasta que se llegue al nivel del 40%.

Con el fin de medir bien los niveles indicados tenemos que utilizar un higrómetro. Los hay tanto analógicos como digitales y su funcionamiento es sencillo.

La manera óptima de aportar el grado de humedad al cultivo son los aparatos humidificadores. Los hay de distintas clases:

*Por ultrasonidos, silenciosos y con sistemas de seguridad que avisan cuando hay que renovar el agua

*Nebulizador de membrana cerámica que, introducido en un barril de agua convierte la oscilación de la energía eléctrica en mecánica para producir vapor de agua.

Como el exceso de agua es tan nocivo como su falta, existen dispositivos llamados deshumidificadores que realizan el efecto contrario, tomar la humedad excesiva y condensarla en un recipiente. ¿El beneficio? Librarnos de hongos, moho y otras consecuencias molestas, sobre todo en la fase de floración.

Los deshumidificadores juegan un papel muy importante en otro momento de la vida del cultivador:

El secado de las plantas.

De el secado de la marihuana depende su correcto curado y posterior disfrute así es que es una etapa que hay que mimar pues si nos pasamos en este momento todo nuestro trabajo no dará un provecho que nos haga sentirnos satisfechos

Tras el pelado de las plantas tendremos que colocarlas en un cuarto oscuro y bien seco. En este proceso el deshumidificador ejerce la función de mantener a raya cualquier rastro de humedad que pudiera quedar, apurando los tiempos de secado. Unas tres semanas suele ser suficiente pero el tiempo exacto lo dan la experiencia y también el tipo de planta que hayamos utilizado.

En todos los elementos de control del clima tendremos que ser conscientes de la zona geográfica en la que cultivamos. No tendrán las mismas necesidades de empapamiento las producciones de marihuana en zonas húmedas (lluviosas o costeras) que las que se realicen en zonas más secas y áridas del interior. En este caso, la necesidad de un deshumidificador es mucho mayor y el secado será mucho más lento. Por el contrario, en zonas muy secas será más necesaria una vigilancia más estrecha de la higrometría utilizando más los humidificadores.