Hongos y Moho

Categorías

Hongos y Moho 

Cómo controlar tus cultivos de cannabis contra el oidio

El oidio es uno de los hongos parasitarios más nocivos en los cultivos de cannabis. Los hongos Leveillula taurica y Sphaerotheca macularis son las variedades que afectan con mayor frecuencia al cannabis y se instalan en la hoja primero como manchas, para después extenderse como polvo blanco y modificar el color real de la planta. 
En la etapa más avanzada del oidio, es recurrente notar bolitas llenas de esporas alrededor de las hojas de la marihuana, que son las que causan la transmisión de la enfermedad a las hojas contiguas. El oidio es muy perjudicial para la hoja del cannabis, ya que el cultivo muere al ser abordado por estos hongos.
¿Tienes oidio en tus plantas de marihuana? Entonces averigua cómo deshacerte lo mejor posible de estos hongos y protege tu cultivo de cannabis.

¿En qué condiciones aparece el oidio?

El oidio necesita una humedad elevada y una alta temperatura para reproducirse: estas condiciones son perfectas para su desarrollo y para absorber los alimentos de la planta. Por ello, es más frecuente la presencia de este tipo de hongos en los climas calientes y con muchas lluvias.
Para diagnosticar este tipo de hongos en tu planta, debes conocer que los mismos se ubican (en la generalidad de los casos) en la parte superior de la hoja, pero la especie de oidio que infecta a la planta de cannabis suele encontrarse en el envés de su hoja, haciendo dificultoso su descubrimiento. Estos hongos, tienden a confundirse con otra especie, el mildiu, que se diferencia básicamente en el aspecto que le dan a la hoja y porque se alojan generalmente también en el envés. Además, las manchas del mildiu son grises.

Prevención del oidio

Se aconseja que tomes en cuenta la ubicación de las plantas, procurando que estén en contacto con el sol y que tengan suficiente ventilación. También considera analizar y buscar ayuda profesional para conseguir un equilibrio en la frecuencia de las podas y el riego. 
A la vez, hay muchas medidas preventivas para tratar tus plantas contra el oidio y evitar el contagio de esporas. Como parte de la rutina de tratamiento, se recomienda que hagas uso de una vestimenta exclusiva para atender a las plantas, lávate las manos con abundante agua después de haber tenido contacto con el cultivo y no permitas el ingreso de personas con otras plantaciones a la tuya, ya que pueden transmitir el hongo.

Asimismo, es aconsejable que se retire con regularidad las plantas muertas o la tierra excedente y que apartes las plantas sanas de aquellas que ya tienen crecimiento de oidio, ya que éstas contagian al resto del cultivo. Evita regar las plantas con agua de lluvia, ya que ayuda a la proliferación de los hongos. A la vez, destina el uso de herramientas exclusivas para tu cultivo de cannabis.

Tenemos que tener en cuenta las plagas mas comunes en la marihuana.

Tratamiento

Para combatir el hongo de oidio, puedes hacer una preparación con agua y leche: toma un vaso de agua y vierte una décima parte del vaso sólo de leche. Mezcla y después reparte por igual sobre la planta. 
El ajo es otra de las alternativas naturales que tienes a mano para eliminar el oidio. Haz un remedio con 50 gramos de dientes de ajo por cada litro de agua y úsalo como pulverizante; luego abarca cada hoja y procura realizar la terapia cuando la planta esté recibiendo mucho sol. 
Otro remedio muy reconocido y efectivo es el azufre. Hay una variedad de productos comerciales que son fungicidas ricos en azufre, pero también puedes adquirir el producto sin preparación y aplicarlo directamente a la hoja. 
La cola de caballo, es otra sustancia muy efectiva y funciona también como protector. Para hacerlo, vierte en un litro de agua diez gramos de silicato de sosa (esta es la proporción que se ajusta a 20 gramos de planta a tratar). Debes esperar un día para después hervir durante 30 minutos los productos. Por último, cuela la mezcla y diluye en agua para aplicar a la planta.

Conclusión

Si tu planta padece este tipo de hongos ¡No dudes en exterminarlos cuanto antes! Así no pierdes tu cosecha y reduces al máximo las posibilidades de daño. Si quieres evitar una infección de este tipo, te recomendamos que controles el clima de tu planta: es decir, darle una ventilación óptima y que la humedad del aire que recibe la misma sea baja.