Kit Extraccion

Categorías

Kit Extraccion 

Kit de extracción con filtro anti olor

Entre las muchas habilidades necesarias para ser un cultivador 10 también está la de ser un manitas. Aprender a instalar correctamente todos los elementos necesarios para el desarrollo feliz de la cosecha es casi tan importante o más como saber elegir las semillas, conocer el sustrato en el que plantamos o aplicar con eficiencia los mejores remedios para prevenir y combatir las enfermedades de nuestras plantas.

Teniendo claro que tanto los procesos de extracción del aire como la intracción del mismo son vitales para la calidad final de nuestro producto (ya sabéis, salida del aire viciado con exceso de CO2 y entrada de aire limpio) debemos aprender a instalar el sistema completo. Dicho sistema nos solucionará otro problema especialmente llamativo para quien no esté acostumbrado: el olor.

En las fases de crecimiento el olor es perceptible pero se vuelve muy contundente en la fase de la floración por lo que hay que tenerlo en cuenta para evitar problemas y posibles denuncias.

Por eso, uno de los elementos que conformarán nuestro kit de extracción/intracción del aire será un filtro de carbón activo, del cual hablaremos más adelante.

Un buen sistema de introducción y eliminación contendrá los siguientes elementos:

*Extractor: preferentemente tubular antes que helicoidal. Si conseguimos un aparato silencioso e insonorizado mejor que mejor.

*Soportes de pared para sujetarlo bien.

*Control para regular la velocidad de la extracción. Manual o digital, depende de nuestro extractor.

*Tubo flexible de aluminio para la salida del aire al exterior. Los hay simples como los que se encuentran en cualquier ferretería y tubos silenciosos que van envueltos en una capa de fibra de vidrio. Una alternativa intermedia son aquellos que van recubiertos de pvc, muy resistentes a las posibles roturas.

*Filtro antiolor de carbón activo. Elemento importante. De su calidad va a depender que la eliminación del olor sea mayor o menor.

Vamos a detenernos un momento aquí.

Los filtros pueden ser de distintos tamaños y medidas adaptables al extractor. Es muy importante que el ajuste sea lo más perfecto posible.  Están fabricados con fibras de carbón los más asequibles que incluso son lavables y reutilizables o con polvo de carbón activado los más caros.

También es de destacar que los primeros no servirán de mucho en momentos de floración, simplemente enmascararán un poco el olor, aunque en cultivos pequeños si pueden servir. Como en todo, depende de la clase de cultivo que tengas… y de tu presupuesto.

Una vez vistos todos los componentes necesarios para montar la estructura de extracción/intracción, procedamos a su montaje:   

El filtro es el primer elemento que entra en contacto con el aire, así que lo conectaremos al tubo flexible. A través de dicho tubo, el aire pasa al extractor por lo que también deberemos conectarlos. Del extractor conectaremos otro trozo de tubo que llegue hasta la ventana.

En principio es sencillo. Ahora bien, aquí van algunas consideraciones:

*El filtro antiolor ha de colocarse en la zona superior del cultivo, en la zona contraria a la entrada de aire limpio para asegurar la correcta circulación del aire.

*El tubo flexible ha de colocarse lo más recto posible con el fin de  aprovechar toda la potencia del extractor. Evita en la medida de lo posible los “codos”. Un codo de más de 30 grados puede retener la salida de aire y minimizar su caudal.

*Acuérdate siempre de ajustar las uniones con cinta americana profesional. Aquí también hay variantes pues si quieres que el conjunto quede bonito existe una cinta plateada reflectora de luz y resistente a las temperaturas.

*Es posible que necesites ajustadores o acoples reductores para permitir unir elementos de diferente tamaño. Los hay de plástico, baratos y fáciles de limpiar pero también de chapa fabricados con tratamiento galvanizado antióxido.

Bueno, pues ya tienes todo lo que necesitas y sabes cómo montar tu sistema extractor/intractor. Ahora, manos a la obra.