¿Autofloreciente Pequeña o Estancada? Te ayudamos..

Pubicado el : 2023-11-30 13:51:12
Por: Miguel Jose Villar Martínez
Categorias : Noticias Marihuana

¿Qué altura pueden alcanzar las plantas autoflorecientes y cuál es su tamaño promedio?

¿Te has preguntado alguna vez cuánto pueden crecer las plantas autoflorecientes y cuál es su tamaño promedio? Las plantas autoflorecientes suelen tener una altura media de entre 50 y 100 cm. Sin embargo, el tamaño final de estas plantas puede variar dependiendo de su genética y las condiciones de cultivo que se les proporcionen.

¿Por que no crece mi planta de marihuana autofloreciente?

Las semillas autoflorecientes de la variedad sativa suelen crecer un poco más que las de la variedad índica. Además, las plantas autoflorecientes sativa pueden tardar un par de semanas más en madurar que las índicas, lo que les permite alcanzar alturas superiores. Las plantas autoflorecientes más altas suelen ser de la variedad sativa y pueden llegar a medir entre 1,25 y 1,75 m.

Dado que las plantas autoflorecientes suelen ser más bajas que las cepas fotoperiódicas, muchos cultivadores descubren que pueden manejar espacios de cultivo más pequeños. Esto significa que la altura recomendada para el espacio de cultivo de las autoflorecientes puede ser menor. Es posible que puedas cultivar tus semillas autoflorecientes en espacios de tan solo 1,5 m de altura. En nuestro grow shop online encontrarás todo tipo de semillas auto.

Auto Gorilla

Auto Gorilla

2,36 € IVA inc. 2,99 €

Factores clave que pueden estar limitando el crecimiento de tu planta autofloreciente

¿Por que no crece mi planta de marihuana autofloreciente?

Es posible que te encuentres con una planta autofloreciente que no crece tanto como esperabas. Esto puede ser el resultado de varios factores, desde la genética hasta las condiciones de cultivo. Aquí te presentamos algunos puntos clave que podrían estar afectando el crecimiento de tu planta:

  • Genética de la planta: Al igual que los humanos, las plantas también tienen variaciones genéticas. Algunas variedades de autoflorecientes son naturalmente más pequeñas que otras. Si tu planta es de una variedad que tiende a ser más pequeña, es posible que no crezca tanto como esperabas.
  • Condiciones de cultivo: Las plantas autoflorecientes necesitan condiciones específicas para crecer adecuadamente. Esto incluye la cantidad correcta de luz, agua y nutrientes. Si alguna de estas condiciones no se cumple, la planta puede no crecer a su máximo potencial.
  • Problemas durante el cultivo: Si tu planta ha sufrido algún tipo de estrés durante su crecimiento, como una enfermedad o una plaga, es posible que su crecimiento se vea afectado. Las plantas autoflorecientes tienen un ciclo de vida corto, por lo que cualquier problema puede tener un impacto significativo en su tamaño final.
  • Calidad de las semillas: No todas las semillas autoflorecientes son iguales. Algunas empresas de semillas pueden ofrecer productos de menor calidad, lo que puede resultar en plantas más pequeñas. Asegúrate de comprar tus semillas de un proveedor confiable para obtener los mejores resultados.
  • Cuidado de la planta: Finalmente, la forma en que cuidas tu planta puede tener un gran impacto en su crecimiento. Asegúrate de seguir las instrucciones de cuidado adecuadas para tu variedad específica de planta autofloreciente.

Recuerda, aunque tu planta autofloreciente pueda ser más pequeña de lo que esperabas, esto no necesariamente significa que producirá menos cogollos. Muchas plantas pequeñas son capaces de producir cogollos de alta calidad, siempre y cuando se les proporcione el cuidado adecuado.

Las autoflorecientes y su ciclo de crecimiento acelerado en comparación con las plantas fotoperiódicas

Las plantas autoflorecientes son conocidas por su ciclo de vida rápido y eficiente, que suele durar alrededor de 75 días desde la germinación hasta la cosecha. Este corto período de crecimiento significa que estas plantas tienen menos tiempo para recuperarse de cualquier contratiempo o problema de crecimiento. Por ejemplo, si una planta autofloreciente experimenta temperaturas bajas durante su fase inicial de crecimiento, puede afectar de manera permanente su capacidad para alcanzar su máximo potencial.

Además, las plantas autoflorecientes suelen comenzar a florecer aproximadamente un mes después de la germinación, lo que significa que tienen un período de crecimiento vegetativo más corto que las plantas fotoperiódicas. Algunas variedades de semillas autoflorecientes, como Auto Blueberry y Auto Blackberry Kush, pueden estar listas para cosechar en tan solo 8-9 semanas después de la germinación de la semilla.

Por otro lado, las plantas fotoperiódicas tienen una genética que les permite disfrutar de las condiciones de crecimiento vegetativo durante un período de tiempo más largo, siempre y cuando se les proporcione más de 18 horas de luz diurna. Esto significa que si tus plantas fotoperiódicas son un poco pequeñas para tu gusto, simplemente puedes permitirles unas pocas semanas más de crecimiento vegetal.

Aquí te dejamos algunos consejos útiles para cultivar plantas autoflorecientes

¿Por que no crece mi planta de marihuana autofloreciente?

  • Controla las condiciones de crecimiento: Asegúrate de que tus plantas autoflorecientes tengan la cantidad correcta de luz, agua y nutrientes. Cualquier desequilibrio en estas condiciones puede afectar su crecimiento.
  • Evita el estrés durante el crecimiento: Las plantas autoflorecientes tienen poco tiempo para recuperarse de cualquier problema de crecimiento. Por lo tanto, es importante evitar cualquier tipo de estrés durante su crecimiento, como enfermedades o plagas.
  • Elige semillas de calidad: No todas las semillas autoflorecientes son iguales. Algunas variedades pueden crecer más rápido o producir más cogollos que otras. Asegúrate de elegir semillas de un proveedor confiable para obtener los mejores resultados.
  • Cuida tus plantas: Aunque las plantas autoflorecientes tienen un ciclo de vida corto, todavía necesitan cuidados adecuados para crecer a su máximo potencial. Asegúrate de seguir las instrucciones de cuidado adecuadas para tu variedad específica de planta autofloreciente.

Recuerda, aunque las plantas autoflorecientes pueden tener un ciclo de vida más corto que las plantas fotoperiódicas, todavía pueden producir cogollos de alta calidad si se les proporciona el cuidado adecuado.

¿Cómo impulsar correctamente el crecimiento de las autoflorecientes?

El cultivo de plantas autoflorecientes puede ser un desafío gratificante si se hace correctamente. Aquí te presentamos algunos consejos para impulsar el crecimiento de tus plantas autoflorecientes:

  • Planificación cuidadosa: Antes de comenzar a cultivar, es importante investigar y planificar. Esto incluye la elección de las semillas autoflorecientes adecuadas y la preparación de las condiciones de cultivo óptimas. Recuerda, un buen comienzo puede marcar la diferencia en el resultado final de tu cultivo.
  • Elección del medio de cultivo: Los cultivadores experimentados suelen preferir un medio de cultivo ligero y aireado. Los contenedores de plantas como los airpots o los sacos de fieltro pueden ser una excelente opción, ya que permiten una mayor oxigenación de las raíces.
  • Cuidado de las raíces: Las raíces sanas son esenciales para el crecimiento de una planta de cannabis saludable. Asegúrate de proporcionar a tus plantas las condiciones necesarias para el desarrollo de un sistema radicular fuerte y saludable.
  • Optimización de las condiciones de cultivo: Mantén las condiciones de tu cuarto de cultivo lo más estables posible. Evita las fluctuaciones extremas de temperatura y humedad y procura mantener a tus plantas en un ambiente constante y óptimo.
  • Alimentación adecuada: Evita la sobrealimentación o la subalimentación de tus plantas. Proporcionar la cantidad correcta de nutrientes es crucial para el crecimiento saludable de tus plantas autoflorecientes.
  • Genética de calidad: La elección de semillas de cannabis de buena calidad puede marcar una gran diferencia en el resultado final de tu cultivo. Asegúrate de elegir semillas de un proveedor confiable para obtener los mejores resultados.

¿Por que no crece mi planta de marihuana autofloreciente?

Recuerda, el cultivo de plantas autoflorecientes requiere paciencia y cuidado. Sin embargo, con la planificación y el cuidado adecuados, puedes esperar una cosecha abundante y de alta calidad.

Tu autofloreciente está unida a la raíz (no hay suficiente espacio de raíz)

Las plantas autoflorecientes, al igual que cualquier otra planta, necesitan espacio suficiente para que sus raíces se desarrollen adecuadamente. Si las raíces de tu planta autofloreciente están unidas, es probable que el contenedor en el que se encuentra sea demasiado pequeño. Este problema puede limitar el crecimiento de la planta y afectar su rendimiento final.

  • Entendiendo el problema de las raíces unidas: Cuando las raíces de una planta se enredan entre sí debido a la falta de espacio, se dice que están ""unidas"". Este problema puede restringir la capacidad de la planta para absorber agua y nutrientes, lo que a su vez puede limitar su crecimiento y desarrollo.
  • El tamaño del contenedor importa: Para evitar el problema de las raíces unidas, es importante elegir un contenedor de tamaño adecuado para tu planta autofloreciente. Un contenedor demasiado pequeño puede restringir el desarrollo de las raíces y limitar el crecimiento de la planta. Por otro lado, un contenedor demasiado grande puede dificultar el control del riego y aumentar el riesgo de enfermedades de las raíces. Como regla general, se recomienda utilizar contenedores de entre 15 y 20 litros para el cultivo de autoflorecientes en interiores.
  • Proporciona suficiente espacio a tu planta: Además de elegir un contenedor de tamaño adecuado, también es importante asegurarse de que tu planta tenga suficiente espacio para crecer. Intenta dejar suficiente espacio alrededor de tu planta para que sus flores laterales no se toquen o se hagan sombra entre sí. Esto no solo permitirá que tu planta crezca de manera más saludable, sino que también ayudará a prevenir problemas como el moho y las plagas.
  • Cuidado de las raíces: Las raíces son la base de la salud de tu planta. Asegúrate de proporcionar a tus plantas las condiciones necesarias para el desarrollo de un sistema radicular fuerte y saludable. Esto incluye un suelo bien drenado, una alimentación adecuada y un riego correcto.

Recuerda, el cuidado de las raíces es esencial para el éxito de tu cultivo de autoflorecientes. Al proporcionar a tus plantas el espacio y las condiciones adecuadas para el desarrollo de sus raíces, puedes ayudar a asegurar un crecimiento saludable y una cosecha abundante.

La importancia de optimizar las condiciones de germinación de las semillas autoflorecientes

¿Por que no crece mi planta de marihuana autofloreciente?

El primer paso en el camino hacia un cultivo exitoso de cannabis autofloreciente es la germinación de las semillas. Este proceso crucial puede determinar el futuro de tu planta, por lo que es esencial optimizar las condiciones para asegurar un comienzo saludable.

  • Elección del método de germinación: Existen diversas técnicas para germinar semillas de cannabis, desde el uso de toallas de papel húmedas hasta la siembra directa en el suelo. Sin embargo, es importante recordar que no todos los métodos son igualmente efectivos. Algunos, como los Jiffys, pueden ser contraproducentes si se mantienen demasiado húmedos, ya que esto puede impedir el rápido crecimiento de la raíz de la planta.
  • Control de la humedad: Durante la germinación, las semillas de cannabis necesitan un ambiente húmedo, pero no empapado. Un exceso de agua puede dañar la raíz de la planta o incluso causar su muerte. Por lo tanto, es esencial mantener un equilibrio y asegurarse de que las condiciones sean húmedas, pero no saturadas.
  • Preparación del contenedor de crecimiento: Una vez que las semillas han germinado, es importante trasladarlas a un contenedor que proporcione las condiciones óptimas para su crecimiento. Esto incluye un suelo bien drenado, una nutrición adecuada y una buena aireación. Un contenedor adecuado puede ayudar a tu planta a alcanzar su máximo potencial genético y a desarrollarse hasta alcanzar una altura óptima.
  • Monitoreo de la humedad del suelo: Para los cultivadores que utilizan tierra o compost, un higrómetro puede ser una herramienta invaluable. Este dispositivo puede medir con precisión el nivel de humedad del suelo, ayudándote a determinar cuándo está demasiado seco o demasiado húmedo. Con esta información, puedes ajustar tus prácticas de riego para mantener las condiciones ideales para tu planta.

La germinación de las semillas autoflorecientes es un proceso delicado que requiere atención y cuidado. Al optimizar las condiciones de germinación, puedes dar a tus plantas el mejor comienzo posible y aumentar tus posibilidades de obtener una cosecha abundante y de alta calidad.

¿Qué tamaño de maceta es el más adecuado para una autofloreciente?

El tamaño de la maceta puede ser un factor determinante en el crecimiento y desarrollo de tus plantas autoflorecientes. Aquí te presentamos algunos consejos y consideraciones para elegir el tamaño de maceta más adecuado para tus plantas:

  • Considera el espacio de cultivo: Antes de elegir el tamaño de la maceta, es importante tener en cuenta el espacio de cultivo disponible. Si estás cultivando en exteriores y tienes mucho espacio, puedes optar por macetas de mayor tamaño, como las de 20L o incluso 30L para variedades XXL. Sin embargo, si estás cultivando en interiores y el espacio es limitado, es posible que debas optar por macetas más pequeñas, de entre 15 y 20 litros.
  • Elige el tipo de maceta adecuado: No todas las macetas son iguales. Las macetas de aire y los sacos de fieltro pueden ser una excelente opción para las autoflorecientes, ya que permiten una mayor oxigenación de las raíces. Si estás cultivando en sistemas hidropónicos, como el cultivo en aguas profundas, puedes lograr las mejores alturas y tamaños con tus autoflorecientes.
  • Evita el trasplante innecesario: Las autoflorecientes prefieren ser germinadas en su recipiente final o ser trasplantadas inmediatamente después de la germinación a su recipiente final. Mantener las autoflorecientes en recipientes pequeños durante demasiado tiempo puede resultar en plantas más pequeñas que no se han podido desarrollar adecuadamente.
  • Considera la genética de la planta: Algunas variedades de autoflorecientes pueden crecer más que otras. Si estás cultivando una variedad que tiende a ser más grande, es posible que necesites una maceta de mayor tamaño.
  • Observa y aprende: Cada planta es única y puede tener diferentes necesidades. Observa cómo crece tu planta y ajusta el tamaño de la maceta si es necesario. Con el tiempo, aprenderás qué funciona mejor para tus plantas específicas.

Recuerda, el tamaño de la maceta es solo uno de los muchos factores que pueden influir en el crecimiento y desarrollo de tus plantas autoflorecientes. Asegúrate de proporcionar a tus plantas las condiciones de cultivo óptimas para ayudarlas a alcanzar su máximo potencial.

Tu autofloreciente puede tener una deficiencia o un exceso de nutrientes

El equilibrio nutricional de tu planta autofloreciente es un aspecto crucial para su desarrollo óptimo. Sin embargo, tanto la falta como el exceso de nutrientes pueden afectar negativamente su crecimiento y rendimiento.

  • Deficiencia de nutrientes: Si tu planta autofloreciente no recibe los nutrientes necesarios, su crecimiento puede verse limitado. Esto puede resultar en una planta más pequeña y un rendimiento menor. Para evitar esto, es importante proporcionar a tu planta una dieta equilibrada de nutrientes esenciales, como nitrógeno, fósforo y potasio.
  • Exceso de nutrientes: Por otro lado, un exceso de nutrientes también puede ser perjudicial para tu planta. El sistema radicular del cannabis es sensible y puede quemarse fácilmente con nutrientes demasiado fuertes. Si esto ocurre, el crecimiento de tu planta puede verse permanentemente afectado, resultando en una planta más pequeña.
  • Riego excesivo: Además de la nutrición, el riego también es un factor importante a considerar. El riego excesivo puede provocar la pudrición de las raíces y dificultar la absorción de nutrientes. Por lo tanto, es importante regar tu planta de manera adecuada y equilibrada.
  • Enfoque orgánico: Si tienes dudas sobre cómo alimentar a tu planta, puedes considerar un enfoque orgánico. Existen mezclas de tierra ligeras enriquecidas con nutrientes orgánicos de liberación lenta que pueden facilitar la nutrición de tu planta. Estos nutrientes pueden proporcionar a tu planta la alimentación que necesita durante todo su ciclo de vida, con la posibilidad de añadir un aderezo de nutrientes para la floración en las últimas semanas.
  • Interpretación de las hojas: Las hojas de tu planta pueden darte pistas sobre su estado nutricional. Por ejemplo, las hojas amarillas pueden indicar una deficiencia de nitrógeno, mientras que las hojas marrones pueden sugerir un exceso de nutrientes. Aprender a interpretar las señales de las hojas de tu planta puede ayudarte a ajustar su dieta y mejorar su crecimiento.

Recuerda, el cuidado de tu planta autofloreciente implica un equilibrio cuidadoso de nutrientes y riego. Al proporcionar a tu planta las condiciones adecuadas, puedes ayudarla a alcanzar su máximo potencial y obtener una cosecha abundante.

¿Qué tipo de sustrato favorece el crecimiento de las autoflorecientes?

¿Por que no crece mi planta de marihuana autofloreciente?

Elegir el sustrato adecuado para tus plantas autoflorecientes puede marcar una gran diferencia en su crecimiento y rendimiento. Aquí te presentamos algunos consejos y consideraciones para seleccionar el sustrato más adecuado:

  • Evita los sustratos demasiado ricos: Las autoflorecientes son sensibles a los sustratos con altos niveles de nutrientes, especialmente durante sus primeras etapas de crecimiento. Un sustrato demasiado rico puede quemar las delicadas raíces de la planta y afectar su desarrollo. Por lo tanto, es recomendable optar por un sustrato ligero y bien aireado.
  • Considera la adición de fibra de coco: La fibra de coco puede ser un excelente complemento para tu sustrato, ya que mejora la aireación y facilita el drenaje. Esto puede ser especialmente beneficioso para las autoflorecientes, que prefieren un sustrato bien drenado para evitar el encharcamiento y la pudrición de las raíces.
  • Elige un sustrato de calidad: No todos los sustratos son iguales. Algunos pueden contener ingredientes de baja calidad o estar contaminados con plagas o enfermedades. Por lo tanto, es importante elegir un sustrato de alta calidad de un proveedor confiable. Algunos cultivadores prefieren las mezclas de sustrato y compost ligero listas para usar, que suelen ser una opción segura y efectiva.
  • Cuidado con el estrés: Las autoflorecientes son sensibles al estrés, y cualquier daño o estrés durante su crecimiento puede tener efectos duraderos en su rendimiento y tamaño final. Por lo tanto, es importante manejar tus plantas con cuidado y proporcionarles las condiciones óptimas para su crecimiento.
  • Ajusta el pH de tu sustrato: El pH del sustrato puede afectar la capacidad de tu planta para absorber nutrientes. Las autoflorecientes prefieren un pH ligeramente ácido, entre 6.0 y 7.0. Puedes ajustar el pH de tu sustrato utilizando productos específicos para ello.

Recuerda, el sustrato es la base de tu cultivo de autoflorecientes. Al proporcionar a tus plantas el sustrato adecuado, puedes ayudarlas a crecer de manera saludable y a alcanzar su máximo potencial.

Tu autofloreciente no recibe suficiente luz

La luz es un componente esencial para el crecimiento de cualquier planta, y las autoflorecientes no son una excepción. Sin suficiente luz, tu planta autofloreciente puede tener dificultades para alcanzar su máximo potencial, lo que puede resultar en una planta más pequeña y un rendimiento menor.

  • Entiende la importancia de la luz: Las plantas de cannabis, ya sean de interior o de exterior, necesitan luz intensa con el espectro adecuado para crecer adecuadamente. La luz es esencial para la fotosíntesis, el proceso mediante el cual las plantas convierten la luz en energía para su crecimiento.
  • Considera la intensidad de la luz: No todas las luces son iguales. Algunas luces pueden ser demasiado débiles para tus plantas autoflorecientes, lo que puede limitar su crecimiento. Por ejemplo, un HPS de 250 W puede ser insuficiente para un cuarto de cultivo de 1,2 m x 1,2 m. En cambio, un HPS de 600 W o una luz LED de 400-600W pueden proporcionar la intensidad de luz necesaria para un crecimiento óptimo.
  • Ajusta la luz según las necesidades de tu planta: Las necesidades de luz de tu planta pueden variar a lo largo de su ciclo de vida. Durante la fase vegetativa, tu planta puede necesitar hasta 18 horas de luz al día. Sin embargo, durante la fase de floración, tu planta puede necesitar menos luz. Asegúrate de ajustar la luz según las necesidades de tu planta para promover un crecimiento saludable.
  • Evita la luz excesiva: Aunque la luz es esencial para el crecimiento de tu planta, demasiada luz puede ser perjudicial. La luz excesiva puede quemar las hojas de tu planta y causar estrés, lo que puede limitar su crecimiento. Asegúrate de proporcionar a tu planta la cantidad adecuada de luz para evitar daños.
  • Invierte en luces de calidad: La calidad de tus luces puede tener un gran impacto en el crecimiento de tu planta. Invierte en luces de alta calidad para asegurarte de que tu planta recibe la luz que necesita para crecer de manera saludable.

Recuerda, la luz es solo uno de los muchos factores que pueden influir en el crecimiento de tu planta autofloreciente. Al proporcionar a tu planta la luz adecuada, puedes ayudarla a alcanzar su máximo potencial y obtener una cosecha abundante.

Tu autofloreciente está recibiendo demasiada luz

Aunque pueda parecer extraño, un exceso de luz puede ser perjudicial para tus plantas autoflorecientes. Al igual que los humanos, las plantas también pueden sufrir de ""quemaduras solares"" o estrés debido a la sobreexposición a la luz. Este estrés lumínico puede resultar en una planta enana y afectada que no logra desarrollarse adecuadamente.

  • Entendiendo el estrés lumínico: El estrés lumínico ocurre cuando una planta recibe más luz de la que puede procesar. En lugar de beneficiarse de la luz adicional, la planta se estresa, lo que puede resultar en un crecimiento atrofiado y una disminución en la producción de cogollos.
  • La importancia de la intensidad de la luz: No todas las luces son iguales. Una luz de cultivo de alta potencia puede ser excelente para las plantas fotoperiódicas, pero puede ser demasiado intensa para las autoflorecientes. Estas prefieren una intensidad de luz ligeramente menor debido a su exposición prolongada a la luz cada día.
  • Ajusta la luz según las necesidades de tu planta: Cada planta es única y puede tener diferentes necesidades de luz. Algunas autoflorecientes pueden requerir menos luz que otras. Asegúrate de ajustar la luz según las necesidades específicas de tu planta para promover un crecimiento saludable.
  • Invierte en luces de calidad: La calidad de tus luces puede tener un gran impacto en el crecimiento de tu planta. Invierte en luces de alta calidad que puedas ajustar según las necesidades de tus plantas. Esto te permitirá proporcionar la cantidad adecuada de luz sin causar estrés lumínico.
  • Consejo útil: Si notas que tus plantas autoflorecientes están mostrando signos de estrés lumínico, como hojas amarillas o marrones, considera reducir la intensidad de la luz o aumentar la distancia entre la luz y las plantas.

Recuerda, aunque la luz es esencial para el crecimiento de tus plantas autoflorecientes, demasiada luz puede ser perjudicial. Al proporcionar a tus plantas la cantidad adecuada de luz, puedes ayudarlas a crecer de manera saludable y a alcanzar su máximo potencial.

¿Por que no crece mi planta de marihuana autofloreciente?

Demasiada luz para una autofloreciente, un ejemplo práctico

Las luces de cultivo LED de alta calidad, como las de la marca Fluence, son una excelente opción para el cultivo de plantas de cannabis. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todas las luces son adecuadas para todas las plantas. Aquí te presentamos un ejemplo práctico de cómo la intensidad de la luz puede afectar a tus plantas autoflorecientes:

  • Fluence SPYDR 2x (330w): Esta luz de cultivo LED está diseñada para un cuarto de cultivo de 1,2 m x 1,2 m. Con una potencia de 330W, es perfecta para las plantas autoflorecientes que reciben menos de 20 horas de luz al día. Proporciona la intensidad de luz adecuada sin causar estrés lumínico.
  • Fluence SPYDR 2p (645W) y Fluence SPYDR 2i (630W): Estas luces de cultivo LED son más potentes que la SPYDR 2x. Sin embargo, su alta intensidad puede ser demasiado para las plantas autoflorecientes que están en un programa de luz de 20/4. El uso de estas luces puede resultar en quemaduras leves en las hojas y las flores de tus plantas autoflorecientes.
  • Uso adecuado de las luces de alta potencia: Aunque las luces Fluence SPYDR 2p (645W) y 2i (630W) pueden ser demasiado potentes para las autoflorecientes, pueden ofrecer excelentes resultados con las plantas feminizadas fotoperiódicas que reciben menos de 12 horas de luz al día. Sin embargo, también pueden ser demasiado intensas para las plántulas pequeñas que reciben menos de 18 horas de luz vegetativa al día.

¿Cómo asegurar una exposición adecuada a la luz a tu autofloreciente?

La iluminación es un factor crucial en el cultivo de plantas autoflorecientes. Aquí te presentamos algunos consejos para asegurar una exposición adecuada a la luz:

  • Elige el tipo de luz adecuado: Existen diversas opciones de luz para el cultivo de interior, incluyendo fluorescente, haluro metálico cerámico, plasma, HPS y LED. Cada una tiene sus ventajas y desventajas, por lo que es importante investigar y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Considera las longitudes de onda: Durante el crecimiento vegetativo temprano, las luces ricas en longitudes de onda azules son muy beneficiosas. En la etapa de floración, las luces con longitudes de onda rojas ayudan a los cogollos a ganar peso.
  • Asegúrate de tener suficiente potencia: Si tu luz no tiene la potencia suficiente para iluminar el área de cultivo, puedes esperar rendimientos reducidos y una altura media de las plantas más baja. La mayoría de los fabricantes de luces de cultivo profesionales proporcionan información precisa sobre el área que su luz puede iluminar.
  • Ajusta la altura de la luz: La altura de suspensión de la luz LED puede variar dependiendo de la potencia de la luz y el estilo del LED. Las luces de crecimiento LED con varias barras de luz paralelas pueden colocarse más cerca del dosel de la planta que otros tipos de LED.
  • Invierte en un fotómetro: Este dispositivo puede medir con precisión tanto la potencia como el espectro de la luz LED a nivel del dosel. Es una inversión que puede mejorar significativamente la calidad de tus cosechas.
  • Mantén un dosel plano: Intenta mantener un dosel de flores uniforme y plano para minimizar las sombras y asegurar que todas las flores reciban su parte de luz. Los métodos de cultivo SOG (Sea Of Green) o SCROG (Screen Of Green) pueden ser útiles para lograr esto.

Recuerda, cada planta es única y puede requerir ajustes específicos. La clave es observar cuidadosamente tus plantas y ajustar las condiciones de luz según sea necesario.

¡Buenos humos!

COMPARATIVA

Afgan Ryder AutoAK420 AutoAuto 00 KushAmnesia AutoDelta 8 Cannabiogen CreicimientoAlga Grow1 COMPONENT SOIL GROW BAC
Afgan Ryder AutoAK420 AutoAuto 00 KushAmnesia AutoDelta 8 Cannabiogen CrecimientoAlga Grow1 Component Soil Grow BAC
COMPRARCOMPRARCOMPRARCOMPRARCOMPRARCOMPRARCOMPRAR
Marca
Caracteristica
Uso
Precio 5,57 € 5,95 € 17,10 € 1,80 € 6,20 € 14,01 € 10,03 €

Entradas relacionadas

Añadir un comentario

Compartir este contenido