Dispensadores de Co2

Dispensadores de Co2

Ver aquí todas las categorías

Dispensadores de Co2  

Controladores de co2 y generadores para el cultivo de marihuana. Los envíos son gratis a partir de 50€. Aprovecha, ya que el co2 es muy importante para nuestras plantas. Es necesario controlar el co2 en nuestro cultivo. 


 Más información

Cómo funcionan y para qué sirven los generadores de CO2 para los cultivos de marihuana

Vamos a desempolvar lo que aprendimos hace muchos años en el colegio sobre el crecimiento de las plantas. Hablemos de la fotosíntesis.

Este proceso es aquel por el cual las plantas crean sus propios alimentos. Se trata de la combinación entre luz solar, agua y dióxido de carbono (CO2) generándose hidratos de carbono que alimentarán a la planta y oxígeno que es el que respiramos.

La fórmula es esta: CO2+H2O+LUZ = (CH2O)+O2

El dióxido de carbono está presente en la naturaleza en una proporción de 0.3%, 0.4% o lo que es lo mismo 300/400 ppm (partes por millón). Es un gas inodoro, incoloro y poco menos que vital para nuestra supervivencia aunque generado por los humanos en cantidades excesivas puede ser nocivo para nuestra salud.

¡Compra los generadores de co2 en nuestra web!

Como cultivadores nos interesa muchísimo pues consigue aumentar el doble el tamaño de los vegetales en general y en el caso de la marihuana, esta planta es capaz de absorber 5 veces más que el resto. Es decir, cuanto mayor es la concentración de CO2 más rápido y fuerte crecerán nuestras matas. 

Algunos datos: 

Aumentado la concentración de CO2 en nuestro cultivo en 550 ppm obtendremos un aumento de entre el 12 y el 22% de la cosecha. Si la dosis sube a 700 ppm el aumento llegará al 42% y si llegamos a 1.000 ppm doblaremos el rendimiento de nuestra producción.

Entre los beneficios que podemos obtener destacan además:

-Crecimiento de follaje, tallos y ramas más rápido

-Inflorestación más fácil al crearse más sitio en la planta por el aumento de la ramificación.

-En los momentos de mayor calor producido por las bombillas o sistemas de iluminación y calor que utilicemos, aplicar CO2 evita la paralización del proceso de la fotosíntesis

-Mejora notable del rendimiento de la cosecha como consecuencia del aumento de la capacidad metabólica de la planta.

Para los cultivos de interior en los cuales es necesaria una renovación y movimiento del aire de manera forzada con extractores, añadir CO2 es importante para que las plantas lo absorban mejor y su desarrollo no quede limitado.

¿Por que es necesario controlar el co2?

Así pues, hay que mantener una fuente constante de aporte de CO2. Los métodos más empleados incluyen bombonas y elementos para facilitar que el proceso esté totalmente automatizado: cronómetros, válvulas eléctricas y dosificadores. Los modelos más avanzados se basan en generadores sin llama piloto y  apagador de seguridad con el fin de evitar accidentes.

Los dispensadores de CO2 funcionan básicamente colocándolos en un lugar elevado y dejando caer el gas sobre la parte superior de la planta para un aprovechamiento óptimo sin desperdicios. Es importante que no llegue al suelo pues podría alterar el PH del mismo. También es muy importante que nuestro sistema esté acompañado de un aparato ventilador que remueva el aire. Nunca olvidemos la necesidad de que nuestros cuartos de cultivo estén bien aireados.

En todo momento hay que regular los niveles de CO2 suministrados, bien de forma automática con niveladores que indiquen la cantidad de gases en la atmósfera o bien de manera manual (menos aconsejable) soltando el gas de manera lenta y continua sobre un ventilador que lo distribuya a las plantas dentro del recinto cerrado. Tengamos mucho cuidado ya que niveles de CO2 superiores a 5.000 ppm pueden producirnos mareos u otras molestias físicas.

Existe otra posibilidad para el suministro de dióxido de carbono a nuestras plantas: las pastillas solubles en el agua de riego que actúan directamente en las raíces. Sin embargo la posibilidad de alteración de los componentes químicos del suelo es una circunstancia muy a tener en cuenta.

Los dispensadores de CO2 son aparatos caros pero las bombonas tienen repuestos y como en todo, se trata de hacer una buena inversión dentro de nuestras posibilidades porque los beneficios que obtengamos seguro que merecen la pena.